sábado, 16 de enero de 2016

Ropa interior, resaltando tus curvas.

El poder de la lencería: una guía para seducir y destacar tus curvas

Encaje, seda, algodón... No importa, lo que sí importa es que es algo súper importante para la imagen personal, porque no solo es fundamental para que nuestras prendas tenga una excelente caída, sino que marca la autoestima que tenemos: dime qué ropa interior tienes y te diré cuánto te quieres.

Ya que la ropa interior es la primera prenda que toca tu piel, la elegís para estar cómoda, para sentirte linda por dentro antes que por fuera.
Por eso, seleccionar la lencería apropiada para la forma de tu cuerpo debería ser tomado tan seriamente como la elección del outfit que llevarás todo el día.
Brassiers, tangas y culottes con calce perfecto contribuyen a la apariencia general de tu silueta. A continuación, algunos consejos para que se sientas fantástica: ¡es un lujo que te podés dar!

Los corpiños. Las telas, escotes y diseños de tus prendas necesitan diferentes estilos de soutien. Un corpiño que desfavorezca tu busto puede arruinar el vestido más caro, mientras que el modelo correcto le dará el soporte ideal. Debajo de transparencias, lo ideal es elegir la ropa interior que mejor vaya con tu estado de ánimo. Si te sentís juguetona y atrevida, podés dejar entrever los divertidos moñitos y el estampado animal print; si, en cambio, querés mostrarte romántica y sensual, nada mejor que el suave encaje. Cuando uses un top sin mangas, asegurate de que el hueco del brazo cubra tu corpiño: que asome bajo el brazo da una apariencia descuidada.

Pechos grandes… O no tanto. Para bustos realmente pesados, las tazas con aro proporcionan y te dan mejor forma y soporte. Desafortunadamente, y debido a los aros, pueden ser incómodos de usar todo el día por lo que tenés que asegurarte que los aros sean planos y estén bien enfundados. Como los breteles son los que aguantan tus pechos, elegí modelos con tiras lo suficientemente anchas para no marcar los hombros ni cortar la circulación. Breteles sobreestirados o gastados no le darán el soporte necesario y harán que tu busto luzca caído.
Un corpiño debe sostener, dar forma y levantar tus pechos. Y por "levantar" no debés entender a “elevarlos hasta el cielo”. Si no es así, no resultará natural y tu busto sobresaldrá, dando una impresión excesiva. ¡Ojo! Tazas demasiado pequeñas tendrán el mismo efecto y tus pechos aparentarán ser más grandes de lo que efectivamente son. Evitá los desagradables bultos provocados por corpiños que ajustan demasiado alrededor del cuerpo, el balanceo y rebote de los pechos cuando realizás actividad física puede ser vergonzante y doloroso. Considerá usar reductores este modelo te da soporte y confort sin limitar tus movimientos, sin por eso olvidar el diseño y la belleza.
Cuando te pruebes un corpiño reductor, saltá y movete para comprobar que tengas todo el soporte que necesites. Si tenés el torso corto se ven mejor con corpiños de taza o con aro, ya que estos modelos tienen el mejor soporte y separan el busto de la cintura dando mejor proporción a la parte superior del cuerpo.

¿Culotte o tanga? Si tenés unas nalgas voluptuosas, evitá las bombachas muy ajustadas que dejarán marcas visibles en tu ropa. Podés optar por bombachas pequeñas, desde las clásicas vedetinas a las semi-colaless con reguladores o por bombachas más grandes que sujeten bien tu zona abdominal, como la vedettina.

Recordá que uno comienza vistiéndose de adentro hacia afuera. ¡Vestite de vos y usá la ropa que te gusta y te da seguridad!

Fuente Original: http://entremujeres.clarin.com/moda/fashion-tips/lenceria-ropa-interior-consejos-tips-vedetina-cola-less-tanga-culotte-corpino-soutien-pechos-busto-claudia-lombardi_0_1334274518.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario